Imprimir esta página

El error de una letra los lleva 4.000 millas lejos de su destino

Aunque su predicamento tiene una inevitable dosis de comicidad, la desesperación y problemas padecidos por una pareja de viajeros fue considerable e incluso llegó a dilucidarse en los tribunales.

El médico Edward Gamson, de Maryland, tenía previsto asistir a una conferencia en Lisboa, Portugal, y en el marco de ese viaje planeó realizar un paseo que había deseado realizar por años: visitar la Alhambra, el magnífico palacio árabe en Granada, España. Así que junto a su compañero  reservó sus boletos de avión y emprendieron el recorrido, de acuerdo al relato de la televisora ABC.

Todo comenzó bien, cuando abordaron un avión en Washington DC que los condujo a una escala en Londres, Inglaterra. Allí, ambos esperaban abordar otro vuelo para volar a Granada, España, y en su momento lo hicieron. O eso pensaron. El avión despegó y cuando ellos se imaginaban ya entre los antiguos olivos de Andalucía se percataron, en una de las pantallas de video de la aeronave, que el avión se dirigía al oeste y no al sur, a donde debería ir en un recorrido de Londres a Granada.

Entonces vino el descubrimiento impactante: cuando preguntaron al personal del vuelo por qué iban en la dirección incorrecta si iban hacia España recibieron una respuesta contundente: nada de Granada, España, el avión se dirigía a la isla de Santa Lucía con conexión a la isla caribeña de Granada (que, en inglés se escribe Grenada), cercana a la costa de Venezuela y a miles de millas de la ciudad homónima en Andalucía.

Todo se habría debido a una confusión a la hora de reservar los boletos –de primera clase, al parecer- con la aerolínea British Airways, pues al parecer aunque Gamson pidió una reservación para Granada y mencionó específicamente al país España recibió una reservación para Grenada, y él no se percató a tiempo de que los boletos tenían una E donde debían tener una A.

La molestia debió haber sido mayúscula, pero no había nada que se pudiera hacer. Cuando los dos hombres llegaron a Santa Lucía abordaron un vuelo a Miami y de allí regresaron a Londres y luego a Lisboa. Perdieron varios días y una considerable suma de dinero en ello, y en consecuencia Gamson demandó a British Airways exigiendo un pago de $34,000, la suma que él consideró lo compensaría por  gastos, molestias y pérdida de tiempo causados por el error de la E y la A.

Lo cierto es que el caso no progresó y el juez desestimó la demanda. Pero British Airways compensó a la pareja con vuelos gratis y puntos en su cuenta de viajero frecuente para que, en el futuro, y quizá con mejor atención a la ortografía y la geografía, ellos puedan emprender otro viaje.

Lo mejor, con todo, dirán algunos, son los vuelos directos y, desde luego, revisar muy bien los pases de abordar antes de poner un pie en la aeronave.

Fuente: Yahoo.