Imprimir esta página

Melanie Griffith tuvo durante su niñez un gigante león como mascota

Melanie Griffith nació en una cuna dorada de Hollywood. Y aunque siempre estuvo rodeada de lujos y disfrutó de ciertos privilegios, pocos sospecharían que la mascota de jovencita la ex de Antonio Banderas era un león. Cuando la rubia tenía 14 años ella residía en Sherman Oaks, en California, con su madre actriz Tippi Hedren, su padrastro al momento Noel Marshall y su león Neil.

 
Las circunstancias en las que la familia conoció al enorme león africano son, pues, de película. Ellos tuvieron la oportunidad de adoptar a Neil cuando su dueño anterior Anton Lavey, Alto Sacerdote de la Iglesia de Satanás, fue ordenado por las autoridades a deshacerse de la bestia que conservaba consigo en un apartamento en San Francisco.
 
El encuentro fue algo de una gran coincidencia. La musa de Alfred Hitchcock había pasado una temporada filmando una película en África cuando vio una casa llena de leones y tigres. Eso la motivó a filmar una película con los animales salvajes y recibió la recomendación de vivir con un león para familiarizarse con esos animales.
La película “Roar” tomó 11 años en completarse y $17 millones de dólares, para sólo recaudar $2 millones y es muy probable que le costara el matrimonio a Hedren también. Durante la filmación los humanos no la pasaron tan bien. Hasta Griffith tuvo que recibir 50 puntos de sutura en su rostro y varios miembros de la producción fueron heridos.
 
Melanie pasó una buena parte de su adolescencia con Neil y otros cachorritos nacidos en cautiverio que recibió en su casa. Hasta el día de hoy ella está involucrada en causas para proteger a estos felinos a través de la fundación de su mamá Hedren’s Roar.
 
Fuente: Yahoo