Imprimir esta página

Descubren un corzo 'unicornio' en Eslovenia

Un corzo que fue disparado por un cazador en Eslovenia muestra una extraña deformidad en la cornamenta, probablemente a causa de una lesión durante su desarrollo, por la que presenta una sola asta. El científico Boštjan Pokorny, que ha confirmado la autenticidad del animal, afirma que nunca había visto nada igual.
 
«En esta especie solamente los machos presentan astas, que normalmente son estructuras óseas simétricas, es decir, extensiones de la propia calavera», señala.
 
Los corzos están protegidos en Eslovenia, cuyo gobierno ha establecido directrices sobre el número de ejemplares que pueden ser cazados al año. El cazador que disparó al «unicornio» lo eligió por su avanzada edad y por su peculiar característica.
 
Aunque el ejemplar descubierto no sea una criatura mística, en general las astas sí que pueden parecer mágicas. «Las células que permiten su desarrollo son las más sorprendentes que se conocen», declara el biólogo Kip Adams, pues la formación ósea de las astas es la más rápida observada en mamíferos. 
 
Las astas están formadas por tejido óseo que crece en los huesos frontales de los animales de la familia Cervidae a partir de dos pedicelos que les sirven de sostén y tienen un crecimiento anual (cada año se caen y salen nuevamente). Los cuernos, sin embargo, como los de los búfalos, toros, etc., son permanentes y están compuestos principalmente por queratina.
 
El desarrollo de las astas está regulado por las hormonas. Entre la primavera y el otoño están compuestas por un tejido suave, periodo durante el cual son muy delicadas y pueden sufrir lesiones, como la que probablemente sufrió el «unicornio» esloveno.
 
Con la llegada del otoño se reducen los niveles de testosterona y las astas van poco a poco transformándose en hueso.
 
Fuente: National Geographic